Quizá una de las cosas más importantes que tiene cualquier persona son sus ideas. Cuando una persona se expone el riesgo de exponer sus ideas delante de los demás estáis poniendo a su vez su propio  yo interior, estás exponiéndose al riesgo emocional a ser rechazado cuando a priori una persona expone su idea y nosotros contestamos “sí pero, estamos rechazando de alguna forma la idea.

Esta no es la mejor estrategia que podemos seguir, debemos de realizar el esfuerzo aunque a menudo nuestro pensamiento crítico o nuestra capacidad y velocidad de procesamiento nos indique que ese idea priori puede ser mala, basándonos en nuestra experiencia, y nunca desechar una idea inicialmente expuesta para que nuestra habilidad de socialización o más bien como somos percibidos por los demás no se vea mermada por una imagen negativa proyectada por nosotros mismos. Esto no significa que no tengamos que defender nuestras ideas o que no tengamos que expresar la disconformidad sobre la viabilidad sobre un proyecto en el que nosotros no creemos o  una idea en la que nosotros no creemos pero existen formas y diferentes estrategias para que la persona que has puesto yo emocional al juicio de los demás no se sienta herido.

Una mejor estrategia desde luego es en un primer momento mostrar ilusión por la idea, además de ser una estrategia es una excelente actitud de vida ya que la ilusión se transmite, la imagen que proyecta sobre los demás es el de una persona que se ilusiona, una persona que vive, que vibra, que siente, y una vez pasado ese primer momento, es primer juicio del yo, varios minutos pasados, algún día, o incluso semanas podemos exponer estas sinceras dudas sobre la idea. Pero siempre teniendo en cuenta antes de realizar un juicio y herir los sentimientos de alguien el haber meditado, haber pensado cómo vamos a poner un “pero”.

Los “pero” son necesarios en la vida pero los “peros” que no son meditados seguramente sólo te van a traer problemas,  seguramente sólo te van a traer los demás tengan una imagen pobre de ti, una imagen como una persona poco implicada, una imagen como una persona negativa, una imagen en definitiva que  no responden a tu yo interior pero que sin duda es la que están obteniendo de ti. Desecha el ‘pero’ sin haber pensado pues este “pero” te condena a que los demás te rechacen de forma consciente o inconsciente en cualquier proyecto innovador.

Una forma excelente forma excelente cómo escuchar los “pero” es utilizar la estrategia de los seis sombreros,
Pensar que no sólo existe una forma de pensar sino que todos y cada uno de nosotros podemos adoptar diferentes roles de pensamiento te puedo ayudar a mantener una distancia antes de decir cualquier idea o problema. Pero sin duda, la cautela antes de dar una opinión, y la meditación sobre la misma será una de las mejores decisiones que puedes tomar para mejor tu actitud antes nuevos conceptos.

 

¿Cómo pones tus ‘pero’? ¿Meditando o sin pensar?